miércoles, 26 de mayo de 2010

Valores


¿Qué son los valores? ¿cuales deberían ser? ¿qué valoramos? La semana pasada era crecer. Hoy valores: los que tienes, en los que crees, los qué crees que deberían ser o los que se llevan. Estas son algunos de esos comentarios que hablan de ellos.
Feliz miércoles.

Los antivalores son algo muy valorado en algunas organizaciones.

Pienso que la mejor herencia familiar es la que se recibe a plazos, la que te regalan día a día, la que nunca se esfuma aunque lo pierdas todo. Lo demás puede ir y venir, crecer o menguar, aparecer o desaparecer, pero la buena herencia se empieza a recibir desde el día de tu nacimiento, independientemente del valor de las "arcas familiares".

Nos gustaría que nuestros hijos queden en la mejor situación, darles lo mejor, pero por otra parte, no deberíamos darles todo en bandeja de plata, deben aprender también por sí mismos.

El mayor orgullo que pueden sentir unos padres es cuando ven que sus hijos son autosuficientes y saben hacerse cargo de si mismos aunque estén en las antípodas de los gustos y parecidos con sus progenitores

Imagino que en la vida llega un momento en el que, o tienes unos valores muy arraigados, o te puedes dejar llevar por el lado oscuro.

Puede que algún día hagamos como los asiáticos que entienden que el valor más grande de una sociedad reside en el conocimiento, y quién lo tiene

Vivimos en un mundo confuso y en tiempos convulsos, justamente por eso es bueno que seamos proactivos, solidarios y armemos nuestras redes sociales, para no sufrir de marasmo.

14 comentarios:

joseluisdelcampovillares dijo...

Mucha gracias por la mención amigo.

Realmente me ha encantado y se puede observar que que en el fondo de todo, casi todo el mundo valoramos lo importante de igual modo, aunque a simple vista paerzca que las distancias entre unos y otros son abismales.

Un saludo amigo

Economía Sencilla dijo...

Valores (y antivalores), buen tema, sin duda...

Curiosamente, como bien dice María Hernández, los que más apreciamos -o deberíamos- son aquellos que (como decía el anuncio) no se pueden comprar, y para todo lo demás...

Un abrazo
Pablo Rodríguez

María Hernández dijo...

Hola Fernando:
Se escucha por todas partes que "hoy en día no hay valores" o "necesitamos, urgentemente, educar en valores".
Yo no estoy tan de acuerdo con su ausencia. Los valores existen y están ahí, todos sabemos identificarlos, lo que falta es "valor" para vivir, convivir y educar en base a ellos.
No puedes gritar que no te griten si lo que quieres conseguir es diálogo.
El ejemplo es la mejor herramienta para enseñar su significado, pero por todos lados saltan gritos, corrupción, descalificaciones, violencia, injusticias, fraudes, picarescas, terrorismo, etc., etc.

¡Lo tenemos crudo!, pero hay que intentarlo.

Gracias por mi parte y, como siempre, estupendo trabajo, Fernando.
Besos y feliz miércoles :)

MaS dijo...

Fenómeno Fernando.
Valores, nombre de toro bravo, que pasta a la sombra de un roble; nombre de volcán en erupción aunque en ocasiones no se muestre activo. Nombre de perfume...o aroma personal.
En mi opinión, siempre son los mismos, imperecederos, y ya inventados, bravíos aunque no se muevan, invasores como la lava volcánica cuando se presentan, inolvidables como los buenos olores.

Besos.
M.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Comienzo a echar de menos citas tuyas. Sí, ya sé que te consideras el menos adecuado para entreleer tus textos, pero algo habrá que hacer. Si no te ves releyéndote, tendrás que buscarte un socio, ¿no?
Un abrazo.

NOTA: Ni se te ocurra adjudicármelo "a dedo". O convocas un concurso público o no hay nada que hacer.

Katy dijo...

Buenas noches Fernando. Creo que una sociedad sin valores es como un barco sin timonel, Va a la deriva según sopla el viento.
Todos estamos hartos de oír que había crisis de valores mucho antes de empezáramos hablar de las económicas. Ahora hay crisis de todo. Así ha sido siempre.
Los valores como los conceptos morales son cambiantes, lo que hace falta es que las haya.
Mi sentir es que de momento vamos a la deriva hasta que resurjamos como el ave Fénix.
Gracias por la mención y por tu selección como siempre estupenda.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:
Así es, al final todo el mundo suele valorar lo mismo. La diferencia es que algunos lo niegan, porque confunden valores con actitudes. Lo importante, paradojas de la vida, es lo que nosotros mismos no negamos
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Así es Pablo. Y fíjate que el amigo Jose Luis no suele dar puntada sin hilo. María dice algo muy importante tanto en el blog como en el comentario, ni se compran y ahí están, son gratis.

El ejemplo es empezar a tomarlos y a disfrutarlos, aunque a veces estamos tentados de abandonarlos por ese mercado secundario que nos envilece (Violencia, envidia terrorrismo, corrupción…) Valor para tener valores
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernández.

Creo que el comentario de Pablo responde un poco al tuyo y si tengo que añadir algo, es además de un beso, mi agradecimiento por el punto de vista y ayudarnos a intentar ser mas coherentes (que pecadores somos un rato)
Feliz jueves María

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS
Me gustan estos comentarios que son poesia, existencialismo o vaya usted a saber, pero que en el fondo son verdades like puños.
Un beso María y no dejes de comentar como lo haces, tan personales, tan bravíos, pero inolvidables
Beso de miércoles jueves

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
No es que no vea releyéndome, es que me parece más interesante lo que descubro de vosotros cada ve que os releeo. Mis socios, a día de hoy sois vosotros que escribis Thinking Souls.
Bueno, esa nota quiere decir que estarías dispuesto? Je je. Además tu sabes de esto y sabes que los concursos públicos no se hacen a dedo porque suele estar detrás “la mano de dios” je je.
Un abrazo y gracias de verdad Javier

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Gracias a ti por hacer esto posible. Así es, sin valores es como un barco a la deriva, quizá pueda sobrevivir cuando encalle que es resurgir, pero mientras tanto todos los que vamos en ese barco nos vamos mareando y cuando uno se marea no es nada ni nadie.
Un beso y feliz jueves

salvadorpliego dijo...

Buenos valores muestras en tu entrada.

Un placer leerte.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Salvador:

Bienvenido a Thinking Souls. Me alegra que te hayan gustado los comentarios de los lectores de Soul Business.

Un saludo